Tecnomillonarios: antes de los 40 hallaron la clave para hacer su propia fortuna

No heredaron ni un peso de sus padres y gracias a Internet lograron el éxito. Ahora, a fuerza de talento y creatividad, son los nuevos referentes de su generación. Cómo viven y qué piensan.

La Argentina Emprendedora.

Para el año 2020, una de cada dos personas habrá apostado a un emprendimiento propio. Chico o grande, formal o informal, por necesidad económica o en busca de cumplir un gran sueño, el fenómeno emprendedor crece en todo el mundo y en la Argentina se disemina en los proyectos más variados.


Fuente: Revista La Nacion 16-03-2014

En tiempos de turbulencia en el empleo, el estrés laboral resurge. La Nacion 16-03-2014

La omnipresente sensación de estrés queinvade a las empresas y persigue a jefes y empleados se acentuará este año. A las exigencias de los superiores, la excesiva carga laboral, los tiempos de entregas inmediatos, la falta de autonomía en las tareas y los compañeros tóxicos, entre otros motivos, se les suma un contexto de mayor incertidumbre laboral.


Fuente: Diario La Nacion 16-03-2014.

Cuáles son los tres pasos que todo empresario debe dar para que su negocio sea rentable

Nota realizada por iProfesional.com a José María Quirós | Sabado 23 de Agosto de 2008

Cuando el proyecto se hizo realidad y la compañía está en marcha aparece el desafío de la rentabilidad. Recomiendan cómo lograr, con éxito, la supervivencia. Qué conceptos hay que tener en cuenta y de qué manera llevarlos a la práctica. En qué conductas se debería evitar caer.


“El primer concepto a tener en cuenta es que el empresario tiene una idea muy fuerte de que su compañía tiene que ir creciendo. Sin embargo, con este crecimiento va aumentando la complejidad porque se agregan nuevos productos y servicios, se toman nuevos clientes, se suman nuevos canales de comercialización e incluso cambian los procesos”, afirma el consultor de empresas José María Quirós

No sólo todos estos cambios van aumentando progresivamente la complejidad del negocio sino que “como el empresario va detrás de una facturación porque piensa que le va a traer más dinero, todo le parece bien”, opina el especialista. 

Sin embargo, Quirós advierte que en la medida en que crece la complejidad y ésta no se aborda adecuadamente, por más que el empresario facture más gana menos dinero, y es así que empieza a notar que, a pesar de haber incrementado su nivel de negocios, el dinero no aparece.“

En realidad, lo que hace que el dinero aparezca es que uno domine esa complejidad”, destaca. En definitiva, hay un nuevo concepto que tiene que aparecer en el empresario que es el “dominio”, ya que en la medida en que hace cosas que domina no le va a traer problemas. Quirós remarca que lo importante es desarrollarse y no ganar más dinero. De acuerdo con su visión, si el empresario va desarrollando una organización que no es eficiente porque no es capaz de conducir -dado que el liderzgo no es una cualidad que deba tener en sus comienzos- hace que el negocio vaya creciendo en estructura pero que sea muy ineficiente por no sabe cómo llevarla adelante. 

En estos casos la empresa aumenta en tamaño y complejidad pero no en eficiencia. Y, al contrario, al empresario cada vez se le genera un problema cada vez más serio. Otro inconveniente se da cuando el negocio se expande muy a lo ancho, ofreciendo servicios y productos diferentes en diversos canales de venta y a muchos clientes. Al empresario dicha diversificación le trae un problema porque todo esto requiere actualizaciones y no tiene tiempo de hacerlas. Es decir, no encuentra el momento de explorar e investigar, que es lo que en definitiva le permitirá estar al tanto de las últimas tenencias. Este tipo de prácticas, que son clave, se dejan de hacer y así se le quita brillo a la empresa. 

El retiro del dinero

En segundo lugar, es muy importante que con el tiempo el empresario asuma que al ser propietario de su compañía tiene que generar retiros de dinero ya no sólo como gestor o trabajador de la compañía, es decir, como honorarios, sino además como accionista de la empresa, afirma Quirós. 

Según una investigación que realizaron desde PymeVisión, sólo el 70% de las compañías tiene un resultado formal al cierre de un determinado período de tiempo, el que por lo general es de un año. Así, si bien siempre aconsejan a los empresarios que retiren el 25% de la rentabilidad final, como muchos de ellos no saben cuál es esa rentabilidad no lo pueden hacer. 

De acuerdo con este estudio, un 19% de los encuestados no tenía el resultado formal por lo que no podía saber cuánto extraer y un 11% estaba convencido que no había que retirar las ganancias. En tanto, del 70% de los sondeados que decía que había que retirar, un 79% extraía alrededor del 25% y el restante 21% no generaba retiros sistemáticos sino en determinadas ocasiones (cuando, por ejemplo, tenían que comprar un auto). 

Al investigar por qué había empresarios que no creían que había que hacer retiros como accionistas, aparecieron dos tipos de personajes, a los que el estudio denominó los “constructivos” y los “visionarios”

En el primer caso entran los que dicen que en vez de quedarse con parte de las ganancias prefieren ir armando una cuenta dentro de la compañía para tener en caso de imprevistos. No obstante, Quirós aclara que “el día que ocurra algún problema en la empresa, esa cuenta también lo va a sufrir.” 

El segundo grupo que también optaba por no retirar – los “visionarios”- creen que lo mejor es seguir reinvirtiendo dentro de la misma empresa. En este sentido, el consultor señala que “al igual que el otro grupo, estarían en un barco pensando que nunca va a tener problemas y el contexto argentino no es para nada ajeno de las turbulencias.” 

La investigación sirvió a su vez para observar que el grupo de empresarios que sí hace retiros periódicos de dinero es el que empieza a tomar a la compañía como un activo y el que se pone exigencias cada vez mayores. A su vez, son quienes se separan, entienden que no son la compañía sino que son empresarios y con esto de alguna manera buscan que la firma siempre sea rentable y que además de trabajar en ella le pueda dar otras cosas, resalta el consultor. En estos casos -y tal como afirma Quirós- en general las parejas son quienes más valoran a la compañía y quienes más rápido se dan cuenta que es un activo viviente. 

“En las crisis, las empresas nunca se salvan aportándole capital sino generándole negocios porque su falta fue lo que ocasionó esa situación”, añade. 

Una mirada global

En tercer lugar, Quirós recalca que los empresarios tienen que dirigir la empresa en función de procesos, es decir, mirando los conjuntos y no deteniéndose en las particularidades. . “Por ejemplo, cuando falta un empleado el empresario no tiene que hacer foco en esa persona en particular sino que tiene que mirar cuál es el porcentaje de ausentismo, si está creciendo o no. O cuando se pierde un cliente ver que está pasando con los clientes en general”, afirma el consultor. Y al respecto agrega: “No quedarse en lo individual sino hacer foco en la tendenciaporque incluso quizá los problemas a resolver, al ser más globales, sean más fáciles.” 

Más tips para tomar nota

Estos y otros conceptos serán debatidos el 4 y 5 de septiembre en las “Jornadas de Actualización Empresaria Edición 2008”, dirigidas a directores de medianas y pequeñas compañías y organizadas por el Centro de Capacitación y Empresa . 

A modo de adelanto y en diálogo con iProfesional.com, Quirós resalta que a su vez es importante que los empresarios de Pyme tengan la capacidad de ir cambiando esfuerzo por “inteligencia directiva”. En su opinión, cuando un determinado proceso venía dando resultados pero deja de hacerlo, lo primero que los empresarios suelen hacer es reafirmarlo. Es decir, poner más esfuerzo en el mismo camino cuando en realidad lo mejor sería cambiar de camino.

Y, a modo de lograr buenos resultados del negocio, es muy importante tener la concepción de que el empresario no aumenta su poder por lo que pide sino por lo que se le cumple

Al respecto Quirós postula que “es muy importante aprender a pedir lo que se necesita porque cuando una tarea no se cumple surgen dos problemas: que algo con lo que se contaba no se tiene pero también se pierde poder porque el empresario le dijo a alguien que haga algo y como no lo consiguió le quitó autoridad.”

Como si todo esto fuera poco, los líderes de las empresas también tienen que aprender a conducir a la gente para no pedirle más de lo que puede lograr y así, en un futuro, poder aumentar las exigencias.

Prácticas a evitar:

Consultado acerca de cuáles son los errores más comunes en los que caen los empresarios y que deberían evitar, Quirós destaca: 

- Muchas veces piensan que cuando cubren un puesto con una persona que ya tiene con antecedentes, un buen CV y experiencia va a poder ocupar bien esa posición. Esto no siempre ocurre, por lo que hay que aprender a conducirla y ponerle objetivos para que desarrolle de manera correcta su función o objetivos. 

- Creen que porque un cliente va en busca del producto que ellos tienen para ofrecer siempre les conviene vender. "Se pierde plata cuando antes de recibir la cotización un cliente manifiesta que quiere tomar ese servicio o comprra el producto. De algún modo nos metió la mano en el bolsillo", asegura. 

Les cae mal cuando un cliente dice que el producto o servicio que ofrecen es caro. En su opinión, "esto está mal, porque si tiene diferenciación y el cliente no la valora es lógico que sienta que es caro y le compre a otro.” 

Cuando miran mucho a la competencia es un signo de que no están desarrollando demasiado su propio negocio o explorando lo sufiente para mejorar. en el momento en el que el empresario empieza su negocio, tiene la sensación de que la competencia es lenta, que está dormida, pero cuando se va enredando en que no explora justamente empieza a sentir que la competencia es más agresiva. 

Piensa que al personal se le puede poner objetivos arbitariamente, porque el mercado o el negocio lo necesita. Así, creen que les pueden poner objetivos y que si no los cumplen es problema de los empleados cuando en realidad es un problema de ellos como líderes.

No siempre se dan cuenta que el empleado no tiene por qué saber cuál es su potencial, sino que es quien lo dirige el responsable de fomentarlo.

Fuente: josemariaquiros.com

La intuición, tanto o más importante que la razón. La Nacion 16.03.2014

 Es un antiguo dilema que debieron enfrentar todos los que tienen responsabilidades en las decisiones, muy particularmente en aquellas que pueden marcar un destino desconocido. Se trata de la importancia de la razón versus la intuición, lo cual, en verdad, no tienen por qué ser antagónicas, sino que depende del momento y lugar. Tal vez lo más difícil es acertar con esta situación, cuándo volcarse hacia uno u otro lado del péndulo.


Fuente : Diario La Nacion 16-03-2014